Federación de Enseñanza de CCOO | 16 julio 2024.

Insta a revisar el sentido de las actuales pruebas de acceso a la Universidad

CCOO considera que la EBAU debe entenderse como una prueba de madurez

    El sindicato sostiene que la EBAU no puede ser una prueba de contenidos descontextualizados de carácter memorístico y recuerda que viene regulada por una normativa de carácter básico para todo el Estado.

    01/06/2023.
    Para CCOO es muy importante cambiar el actual enfoque academicista a un enfoque competencial

    Para CCOO es muy importante cambiar el actual enfoque academicista a un enfoque competencial

    La prueba de acceso a la Universidad tiene carácter estatal y viene regulada por la Orden PCI/12/2019, de 14 de enero, tanto en sus características, como en su diseño y en su contenido. Más allá del debate de la recentralización que ha planteado la derecha, con el que CCOO obviamente no está de acuerdo porque supondría un enorme retroceso en cuanto a equidad y calidad del sistema educativo, la descentralización ha supuesto una mayor aproximación entre los principales indicadores educativos y, además, invadiría las competencias de las comunidades autónomas.

    Para CCOO es muy importante cambiar el actual enfoque academicista a un enfoque competencial, que permitiese evaluar el grado de madurez y de aplicabilidad de los aprendizajes que ha adquirido el alumnado durante sus estudios de Bachillerato, y que esté en consonancia con el marco legislativo vigente Así mismo, es fundamental consensuar los criterios de evaluación e implementar las cautelas necesarias para que no se produzcan los desequilibrios territoriales que se han venido denunciando en los últimos años.

    En la actualidad, la EBAU ha perdido totalmente su carácter de prueba de madurez para poder asumir con éxito los estudios universitarios, para convertirse en un simple examen de contenidos descontextualizados, de carácter puramente memorístico.

    De igual modo, desde las administraciones educativas, se debe poner el máximo celo en conseguir que las calificaciones de todo el alumnado de Bachillerato (60% de la nota final de la prueba) se resuelvan en condiciones de igualdad, independientemente de la titularidad del centro, por lo que esto podría suponer de falta de homogeneidad en las condiciones de partida del alumnado.

    Por otra parte, CCOO ha manifestado la necesidad de revisar el sentido de las actuales pruebas de acceso a la Universidad y valorar el fuerte condicionamiento que introduce en los procesos de enseñanza y aprendizaje, en las programaciones didácticas de las distintas materias y en los ritmos de aprendizaje durante el Bachillerato, desvirtuando los objetivos didácticos que para esta etapa educativa señala la legislación vigente, y evitando convertir el conjunto del Bachillerato, especialmente el segundo curso, en unos estudios preparatorios para dicha prueba.

    Esto requiere abrir un debate sosegado sobre las enseñanzas postobligatorias y acerca de los objetivos, los contenidos curriculares, la estructura y la duración actual del Bachillerato, con el fin de analizar y resolver los problemas y las disfunciones detectadas, mediante acciones consensuadas y con continuidad en el tiempo.